Los referendos son peligrosos

Existe entre la clase política este temor, que supone sin duda también una falta de respeto, hacia la opinión popular más allá del voto periódico, un temor que tratan a toda costa de inculcar en la ciudadanía. La libertad, la propia vida, también son peligrosas ¿deberemos entonces prohibirlas también?

Ciertamente, la opinión popular puede equivocarse. La mejor prueba es que unas elecciones manipuladas o ganadas mediante mentiras pueden llevar al gobierno a un partido que acabe arruinando o llevando a la guerra y la destrucción a medio mundo. Sin embargo, optamos por arriesgarnos, porque consideramos la democracia un sistema de gobierno moralmente superior o preferible a cualquier dictadura, y sobre todo porque tenemos DERECHO A EQUIVOCARNOS.

Para ello se articulan, no es ningún misterio, pues así se hace en los numerosos países del mundo que disponen de la libertad política de iniciativa popular al referéndum y la vinculación de éste no está prohibida, diferentes mecanismos de expresión, con unas reglas del juego, que en el caso del referéndum suponen por ejemplo no violar normas de aceptación universal y transversal a las convicciones éticas y morales de la inmensa mayoría de la población, como los Derechos Humanos. O para evitar que el ejercicio de la democracia pueda ser utilizado en contra de la misma democracia, de forma que cualquier decisión del pueblo o sus representantes pueda revertirse por el mismo proceso o similar que implique la participación popular.

Habrá que preguntarse entonces a quién le parece peligrosa, quién teme tanto la expresión popular. La voluntad de un pueblo resulta un peligro sólo para los déspotas “ilustrados” que nos gobiernan, que pretenden saber lo que es mejor para todxs mejor de lo que todxs lo sabemos y “no sabemos ver” lo que nos conviene, y sus amos desde el poder económico..

Promovemos la articulación efectiva de herramientas que potencien la expresión popular, rereréndum vinculante incluído, porque nosotrxs no tenemos miedo al pueblo, somos el pueblo, en asamblea.

 

Grupo de trabajo de política a corto plazo Sol

No comments yet to Los referendos son peligrosos