El problema de las entidades financieras es el riesgo inmobiliario

Se nos bombardea con la idea de que el problema de las entidades financieras se limita a los créditos destinados al sector inmobiliario y de la construcción. Las entidades financieras españolas han destinado 439 mil millones de euros al sector inmobiliario y de la construcción de los que 180 mil millones están considerados “problemáticos”.

Siendo estos importes considerables (más del 12% de los activos) no constituyen el único problema que tienen las entidades financieras. El problema es mucho más grave que el derivado de esa exposición al “ladrillo”.

Las entidades financieras son sociedades enormemente endeudadas (a ese fenómeno se le llama también apalancamiento).

Con un patrimonio neto muy reducido multiplican sus activos (fundamentalmente créditos). Esa es la clave que les permite obtener beneficios nominal y porcentualmente muy elevados con poco capital.

Las entidades financieras españolas tienen unos activos 24 veces superiores a sus fondos propios. Aun siendo ese ratio disparatado, la media europea es superior: 27 veces.

Eso supone que incrementos de morosidad no excesivamente elevados (del orden del 5% o 6%) en las inversiones crediticias que las entidades tienen, consumen su escaso capital y las colocan en situación de quiebra por su incapacidad de absorber las pérdidas. La previsión es que la morosidad siga creciendo por el crecimiento del paro y el estrangulamiento del crédito destinado a la economía productiva.

Las actuaciones dirigidas a ocultar el problema o a retrasar su solución provocan una agudización de la crisis de confianza ante la solvencia de las entidades lo que las incapacita para obtener capital con el que reestablecer su equilibrio patrimonial.

Plataforma por la Nacionalización de las Cajas de Ahorro

No comments yet to El problema de las entidades financieras es el riesgo inmobiliario