La energía solar fotovoltaica es cara, ocupa mucho espacio y cuesta mucha energía fabricar los paneles

Probablemente estas sean las tres ideas más extendidas sobre la energía fotovoltaica. Sin embargo, el desarrollo experimentado por esta tecnología en las últimas décadas hace que estas afirmaciones sean totalmente falsas. A pesar de ello, la repetición intencionada de estas ideas por parte de sectores interesados dentro del sistema eléctrico hace que prevalezcan en la sociedad y que sea necesario desmentirlas.

La considerable disminución de precio de los paneles fotovoltaicos durante los últimos años junto con la escalada de la factura de la electricidad se traduce en que en España ya es más barato generar la electricidad doméstica con unos paneles instalados en el tejado que comprar la electricidad de la red.

Como demuestran varios estudios, en una ciudad como Madrid existe una superficie de tejado suficiente para que sea totalmente posible generar toda la electricidad que consumimos en las casas mediante la instalación de paneles fotovoltaicos. Además, el espacio es suficiente para añadir paneles termosolares que calienten agua y disminuyan nuestro consumo en calefacción.

Por último, la cantidad de energía necesaria para fabricar un panel es generada por el mismo en un período comprendido entre 1 y 2 años en función de la radiación de la zona donde se instale. De esta forma la energía que genera el panel durante el resto de su vida útil (más de 25 años) se obtiene de manera gratuita.

Estos argumentos se traducen en que aumentar la generación de electricidad basada en energía fotovoltaica mejorará la sostenibilidad económica, ambiental y social de nuestro sistema eléctrico. Debemos, por lo tanto, exigir que se promueva una legislación que permita la instalación doméstica de sistemas fotovoltaicos que generen de manera distribuida, como parte del cambio de modelo energético que tenemos que empezar a realizar.

El observatorio crítico de la energía

No comments yet to La energía solar fotovoltaica es cara, ocupa mucho espacio y cuesta mucha energía fabricar los paneles